sábado, 24 de febrero de 2007

Más trabajos de Lectoescritura con 4 años (Julio)

Acabó el verano y comenzó el curso escolar para el resto de los niños. Julio hacía descripciones completas de fotografías.



Recortaba fotos, las pegaba en un folio y él tenía que describirlas. Al principio lo hacía de forma bastante rudimentaria. Seguíamos destacando lo bien hecho con color verde.

También se inició en el fascinante mundo de los pasatiempos: crucigramas, sopas de letras...Por supuesto, adaptados para él, sencillos, muchas veces usando fotos y nombres de la familia. Una foto de una sopa de letras cuando sólo jugábamos en formato horizontal y de izquierda a derecha.



Descubrió lo divertidas que son las rimas. También hicimos muchas con nombres de amiguitos, familiares, etc. Se trata de que resulten divertidas, así que vale todo aquello que les produzca risa (pedo, caca, culo) Se trata de aprender divirtiéndose, no de formar a un futuro académico de la lengua.



Y por último, todas las actividades extras servían para trabajar después. Si íbamos al cine, hacíamos una excursión, o cualquier otra cosa, al día siguiente escribíamos qué tal lo habíamos pasado, lo que más nos gustó, etc. Aprovechando las octavillas que repartieron para publicitar la llegada del circo a la ciudad, recorté las fotos y trabajamos sobre payasos, trapecistas, leones, elefantes...Una tarde de circo dio tema para muchos días!



Otro trabajo bonito es imprimir una canción, fragmentarla, que el niño la recorte y la pegue de forma ordenada. Aquí la del muñeco Pimpón.



No podían faltar los comics. Utilizo fotos suyas, les pego unos bocadillos en blanco con Piture It! y él los completa. A veces los diálogos son desternillantes.



Muchas de estas ideas están sacadas de los libros coeditados por Edelvives y el MEC "Escribir y leer". Los recomiendo.

Un recurso buenísimo son los cd-rom de Micronet "Aprendo a leer con Pipo"



El curso que Julio asistió al colegio (P4) hacían una actividad que nos gustaba mucho. Elegían un libro cada semana, debíamos leerlo en casa y lo llevaban el lunes. Cada niño debía contar el cuento al resto de la clase. Decidimos seguir con esa actividad y ampliarla. Cada noche leíamos cuatro cuentos. Uno era para que lo contase Julio, otro para que lo contase Rosa, y los otros dos simplemente por el placer de escucharlos y compartir un rato distendido al final del día con los papás (una noche los cuenta papá y otra yo). Como no pueden contarlos ante la clase, las yayas nos hacen de público cuando vienen a comer los sábados a casa. Así, hemos llegado a leer 98 cuentos desde junio a diciembre de 2006.

Otros trabajos:

- Cd-rom "Aprendo a leer con Pipo"
- Carpetas Chinchirimbola de Ed. Santillana "La bruja Tica".
- Iniciación a la lectura y la escritura, de Ed. SM
- Fichas descargadas de www.childtopia.com