sábado, 2 de febrero de 2008

Exposición "La estirpe de Isis"

Educando para la igualdad.

Visitamos la exposición “La estirpe de Isis” Mujeres en la Historia de la Ciencia, organizada por el programa “L’Oréal-UNESCO, For Women in Science”.

El otro día, a Julio le tocaba revisión de oftalmología por la mañana y aprovechamos que, muy cerquita, se exponía “La estirpe de Isis” y nos acercamos a visitarla.

El día anterior los puse en antecedentes, explicando que ahora vemos que las mujeres desempeñan los mismos oficios que los hombres, pero que no siempre fue así. Que durante años se las relegó al cuidado de la casa y los hijos y se les impidió el acceso a universidades o a determinados puestos de trabajo.

Julio no daba crédito: “Mamá, ¿pero por qué? ¡Qué malos eran los hombres antes!” Traté de explicarle que era algo cultural, no una cuestión de maldad, pero con 6 años recién cumplidos es difícil eso de lo culturalidad.

Así que les expliqué que hubo mujeres que desafiaron las normas y se atrevieron a hacer cosas diferentes, que estaban reservadas para los hombres. Las hubo que se disfrazaban para poder ir a la universidad, o que firmaban sus libros con seudónimos masculinos, pero demostraron que podíamos hacerlo igual o mejor que los hombres y abrieron brecha para todas las mujeres que vinimos detrás. A algunas de esas mujeres las conoceríamos en la exposición.

También les expliqué que, en menor medida, la situación se repite en nuestros días. Sigue habiendo oficios mal vistos para mujeres, u hombres que no soportan tener una jefa. Lo mejor fue la respuesta de Julio “Pues no lo entiendo, mamá” Yo le pregunté si de mayor no le molestaría que le mandase una mujer. “Pues claro que no. – me dijo- Yo soy un hombre, tú eres una mujer y me mandas, y a mí no me sabe malo”.

Era el último día que “La estirpe de Isis” se mostraba en Zaragoza, por lo que hicimos toda la visita muy tranquilos, solos casi todo el tiempo en la sala Bayeu del edificio Pigantelli.

Echamos en falta cinco vitrinas que inicialmente acompañaban a los paneles, así como folletos. Algunos paneles se encontraban algo deteriorados. Y es que la exposición lleva más de 2 años viajando por la geografía española.

A pesar de ello, resultó sumamente interesante.

Esta exposición muestra la presencia, y también la ausencia, de las mujeres en la historia de la ciencia. Desde el principio hubo mujeres que dedicaron parte de su tiempo, y en ocasiones su vida entera, al avance de los saberes científicos.

Médicas, químicas, astrónomas, físicas, alquimistas, cosmólogas, botánicas, entomólogas, bioquímicas, matemáticas, genetistas, inventoras…En todos los campos se encuentran nombres femeninos. Pero sólo si se buscan.

Durante siglos, los historiadores de la ciencia ocultaron sistemáticamente esta presencia femenina. Quizá la única razón haya sido el desconocimiento. En las últimas décadas del siglo pasado, diversas investigaciones demostraron que siempre hubo mujeres investigando. Descubrieron también todos los impedimentos que tuvieron que enfrentar para ello.

Sorprende que revisando las mitologías antiguas existía un buen número de diosas poseedoras de los saberes científicos. Como Isis, que dio a los pueblos del Nilo la escritura y la medicina, inventó el proceso de embalsamamiento y la alquimia y enseñó a los egipcios la agricultura, la navegación y la astronomía.

Esta exposición está dedicada a todas aquellas mujeres que heredaron de la diosa egipcia el amor a la ciencia.




Hipatia fue una matemática, astrónoma y filósofa griega que vivió en Alejandría en el siglo IV. Allí trabajó investigando y enseñando. Y allí fue asesinada por un grupo de cristianos. Durante siglos apareció en las historias de la ciencia como la única mujer que se había dedicado a esta actividad. Las investigaciones más recientes demuestran que hubo muchas otras antes que ella y que, tras Hipatia, mujeres de todos los tiempos se han dedicado a la ciencia.




¿Cuántas estrellas ves?

Este fue uno de los paneles que más gustó a los niños. Debes pulsar un interruptor y alejarte. Se encienden unos leds que simulan estrellas en el panel del firmamento y te pide que cuentes las luces. Julio contó siete. Finalmente, el panel te explica que hay dos luces tan juntas que, desde lejos, parecen una sola. Y compara esta estructura con la de las estrellas binarias.

Carolina Herschel (1750-1848) dedicó un gran esfuerzo a estudiar las estrellas binarias. Descubrió cometas y catalogó nebulosas. Fue la primera mujer que recibió un salario por su trabajo como astrónoma.

En la historia de la astronomía es frecuente encontrar nombres femeninos. A finales del siglo XIX nació, en el Observatorio de Harvard, la astronomía moderna y fue gracias al trabajo de un grupo de mujeres, entre las que estaban Williamina Fleming, Annie Cannon y Henrietta Leavitt.




La historia de la estrella de Hollywood Hedy Lamarr cautivó a Rosa, que me pidió una foto con ella. La actriz inventó y patentó en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, un sistema de comunicaciones cifrado que impedía al enemigo detectar el lanzamiento de torpedos.





La preferida de Julio fue, sin lugar a dudas, la científica española Carmen Ascaso, que estudió el meteorito ALH 84001. A Julio le surgieron varias preguntas: “Mamá, ¿con qué cortó el meteorito? ¿cómo lo llevó hasta al laboratorio? ¿qué encontró dentro?” Así que me toca documentarme al respecto. Los meteoritos es un tema que apasiona a los niños últimamente, así como los planetas y el espacio en general.

Carmen Ascaso dio un gran impulso a la carrera espacial con la imagen obtenida con un microscopio electrónico de un meteorito llegado de Marte. Esta imagen permite observar la semejanza de las estructuras de esta roca con formas de vida microbiana.





Rosa también quedó prendada con la historia de Ada Byron King, la primera programadora de computadoras de la historia. Aunque sospecho que su fascinación viene dada más por los ropajes de la dama, que por su contribución a la ciencia. ;-))





No podía faltar en esta exposición Marie Curie. Fue la primera persona en recibir dos premios Nobel y la única hasta la fecha en obtenerlo en dos ciencias distintas. También fue la primera mujer profesora en la Universidad de París, donde años antes le impidieron matricularse por ser mujer.


El resumen de Julio y su opinión






El dibujo de Rosa

Por si alguien no nos reconoce. De izda. a dcha.: Julio, Rosa y mamá. A mi lado, el panel de los meteoritos y a la derecha, dos paneles de mujeres científicas.



2 comentarios:

Eva dijo...

Me ha parecido muy interesante y educativa. A mi hija mayor desde hace tres años en que tuvo que hacer un trabajo sobre un personaje histórico le fascina Marie Curie (es quien ella eligió)

Lau dijo...

Impresionante.
Y muy bueno el dibujo de Rosa. Esta niña apunta maneras... xDD