domingo, 13 de enero de 2008

Bizcocho cuatro cuartos y zumo de naranja natural

Aprovechando que Julio tenía ayer reunión con su grupo de castores, pensamos en llevar merienda para celebrar su cumpleaños.

En nuestra casa apenas se comen chucherías, ni aperitivos industriales. Y, afortunadamente, su grupo scout también fomenta la alimentación sana. Así pues, optamos por preparar un bizcocho cuatro cuartos y zumo de naranja natural para todos los niños. Lógicamente, es más trabajoso que bajar a la tienda de la esquina a por unos cucuruchos de golosinas, pero es interesante involucrar a los niños en el proceso de preparación y da oportunidad de explicarles muchas cosas. Por no hablar de lo sana que es la repostería casera y de las ventajas de un zumo natural vs. a los envasados.

La merienda fue un éxito y no dejaron ni las migas. Os pongo la receta por si alguien se anima a prepararlo.

BIZCOCHO CUATRO CUARTOS

Ingredientes

- Huevos (nosotros lo hicimos de 7 huevos, que pesaron 420 grs.)
- El peso de los huevos en harina.
- El peso de los huevos en azúcar.
- El peso de los huevos en mantequilla.
- 3 cucharaditas de levadura Royal.
- Rayadura de limón (opcional).

Preparación

Se ralla la corteza de un limón y se reserva (este paso es opcional)


Se separan las yemas de las claras.


Se pesan los ingredientes hasta obtener el mismo peso que los huevos. Usamos una balanza digital y los niños se encargaron de memorizar los 420 grs que pesaban los huevos y obtener el mismo peso del resto de ingredientes. Vamos con el azúcar.

Rosa se encargó de pesar la harina.

Y Julio de trocear porciones de mantequilla hasta llegar a los 420 grs.

Una vez que tenemos todos los ingredientes pesados y preparados. Es un buen momento para repasar los ingredientes sólidos y líquidos, probarlos, distinguir texturas, etc.

Batimos las yemas con el azúcar. Y ponemos la mantequilla a fundir. En este punto es interesantísimo preguntarles qué creen que pasará al someter la mantequilla al calor del microondas y explicarles que un cuerpo sólido puede convertirse en líquido al exponerse al calor. En la jarra de plástico están las yemas azucaradas y en la de Pyrex de detrás, la mantequilla fundida, aún un poco espumosa.


Los peques lo pasaron genial, "Mira, somos como Ratatouille" decían. Mezclamos la mantequilla fundida con la harina. Trabajo para Rosa.


Ahora montamos las claras a punto de nieve. Ya sabéis que un pellizquito de sal y una gota de vinagre ayudan. Ahora le toca a Julio.
Mezclamos las yemas azucaradas con la masa obtenida de mezclar la harina con la mantequilla, añadimos las 4 cucharaditas de levadura y la rayadura de limón. Por último añadimos las claras a punto de nieve. Lo volcamos en un molde y horneamos a unos 180º hasta que le clavemos un cuchillo y salga limpio.

Mientras se horneaba aprovechamos a hacer el zumo de naranja para acompañar el bizcocho. Hicimos tres litros. La mayoría de las naranjas eran de La Mejor Naranja, que las compramos por internet a un agricultor de Valencia y nos las traen a casa por mensajería al día siguiente de cogerlas del árbol, sin pasar por tratamientos químicos, ni cámaras frigoríficas.

Seguidamente, los peques se dieron una ducha y a Julio le dio tiempo hasta de hacer Kumon. Y una foto de los pequeños chefs con la merienda para los castores terminada.

4 comentarios:

Eva dijo...

Madre mía os ha quedado fenomenal. Si es que no me extraña con esos alumnos tan aventajados.
Me lo apunto para hacerlo con los míos.
Besicos

Hartos de ZPorky dijo...

Es maravilloso... Enhorabuena por el blog y por la educación que vas a dar a tus hijos.

Yolanda dijo...

La verdad es que tengo dos buenos mini-chefs, Eva. ;-)))

Un beso,
Yolanda.

Gracias ZPorky. No sabes la fuerza que dan vuestros comentarios!
Un beso,
Yolanda.

Toni dijo...

Uffff... menuda pinta tiene el bizcocho y con el hambre que tengo. Saludos.