miércoles, 9 de enero de 2008

Julio es scout

Llevábamos un tiempo planteándonos animar a Julio a participar en un grupo scout y al final se lo hemos propuesto. Le pareció interesante y decidió probar en una reunión. Asistió a la primera de diciembre, durante dos horas y salió encantado y decidido a acudir a la acapada de Navidad.

Nosotros educamos a nuestros hijo con unos valores y un código ético que parecen haberse perdido en la sociedad actual. A veces tenemos la sensación de remar hacia el lado contrario que el resto del mundo. Nos consta que los grupos scouts promueven en los niños la solidaridad, el compromiso, la lealtad, la generosidad, el respeto....¡será estupendo contar con un refuerzo así fuera de casa!

Julio entró al grupo scout como castor, que es la rama que comprende a los chicos de 6 y 7 años. Participó en distintas actividades a lo largo de diciembre, junto a los otros catorce castores, incluida una reunión intensiva de ocho horas y el festival de Navidad.

La verdad es que nos parecía pronto que asistiese a la acampada de cuatro días en el Pirineo estas Navidades, Julio nunca ha dormido fuera de casa ni ha pasado tanto tiempo sin su familia, pero él estaba decidido a ir. Sus monitores supieron transmitirle seguridad y él se siente a gusto con ellos. Si él se sentía preparado, no íbamos a ser nosotros quienes le dijésemos que no lo estaba.

Acordamos con los monitores un "plan B": Si Julio se agobiaba, nos llamarían e iríamos a buscarlo. Y el día 26 partió hacia el Pirineo con sus amigos castores y su mochila de 10 kilos que, por supuesto, no pudo cargar porque Julio pesa 17.

Estuvimos informados, porque la madre de otro castor iba de pinche de cocina y yo la llamaba cada mañana para que me contase novedades y las transmitía al resto de padres mediante e-mail.

El 29 por la noche fuimos a buscar a Julio, estábamos expectantes a ver qué tal. Bueno, fue tremendo, casi no podemos acostarlo aquella noche. No paraba de contarnos cosas, los juegos y canciones que habían aprendido, las pistas en un bosque, las literas, los amigos que hizo, la insignia que se había ganado...

Fue una experiencia increíble y dice que se apunta a la de Semana Santa. Entre tanto, se reúnen los sábados por la tarde y algún domingo hacen excursiones. Como no tenemos ningún grupo scout cerca de casa, y los que hay cerca no tienen rama de castores, tenemos que desplazarnos 40 minutos de ida y otros tantos de vuelta. Pero merece la pena.

2 comentarios:

Bego dijo...

Bueno, parece bastante interesante. Nosotros el sábado llevaremos a Daniel a ver si se quiere apuntar a el club Junior de la iglesia de al lado de casa. Es también los sábados de 16.30 a 18.00 y también hacen excursiones.
Ya contaré qué tal se le va dando la cosa.

sylvia dijo...

hola yolanda,

me alegro mucho de que julio sea castor. yo he sido scout desde los 8 años y aunque no estoy ya en activo es algo que permanece contigo para siempre. yo siempre digo que si no hubiera sido scout, no sería ni mejor ni peor persona: sería OTRA persona. espero que a él le vaya tan bien como a mí. el escultismo es un modo de educación no formal (no sólo un hobbie), complementaria a la escuela y a la que se recibe de los padres, aunque en vuestro caso sea la misma. si necesitas cualquier información al respecto no dudes en preguntarme.

un beso.