domingo, 4 de marzo de 2007

Padres educadores

Otra pregunta tópica, mucha gente me pregunta si soy profesora.

No, no lo soy. Quiero decir que no estudié Magisterio. Pero no deja de ser curioso que cualquier padre esté cualificado para hacer deberes con sus hijos, pero que no se nos considere adecuados para impartir clases íntegras. Puede parecer una comparación no válida, pues cabe pensar que el niño ya asimila contenidos en clase y en casa sólo se repasa. Pero hay niños que en clase no asimilan absolutamente nada y hay que hacer todo el trabajo en casa, de modo que las 5 horas diarias de colegio no suponen sino una pérdida de tiempo y un retroceso en su aprendizaje. Porque en 2 horas en casa, con atención personalizada, reciben mucho más que en 5 horas de cole, junto a otros 24 niños.

El profesor da su clase y cuando termina cambia de tema, muchos niños comprenderán lo explicado, pero seguro que no todos ¿Qué pasa con los que no lo han asimilado? En la educación en familia no existe el fracaso escolar porque nos adaptamos al ritmo del niño. Trabajamos los temas el tiempo que haga falta y no pasamos nivel si no se domina.

Nos dicen que no podemos compararnos con un profesor cualificado. De acuerdo, tampoco un profesor puede compararse a unos padres comprometidos con la educación de su hijo. No tendremos tantos conocimientos académicos, pero nadie conoce a nuestros hijos mejor que nosotros.

Hay padres homeschoolers con estudios universitarios, los hay profesores en ejercicio (¡muchos!), y también estamos padres que no llevamos nuestros estudios más allá del bachillerato. En mi caso, ni siquiera lo terminé.
Educar a nuestros hijos en casa me supondrá un reciclaje constante para el que estoy preparada, del mismo modo que estoy tomando clases de inglés para poder enseñar a mis hijos, ya que yo estudié francés.

Para las asignaturas que me sienta menos preparada siempre hay profesores particulares dispuestos a impartir clases. Por ejemplo, asisten a clases de educación musical infantil y piano, o kárate.

Una vez me tuve que oír que nuestros hijos también son "hijos de la sociedad" y que esta debe asegurarse de que reciben una correcta formación. Ni que esto se consiguiese con solo matricularlos en un colegio...

Los homeschoolers a veces establecemos una comparación con la alimentación. Esta no es menos importante para la vida de un niño que su formación académica y, sin embargo, nadie cuestiona nuestra forma de alimentarlos, ni el gobierno crea una red de comedores donde debamos llevar obligatoriamente a nuestros hijos para controlar su ingesta diaria de nutrientes.

No puedo imaginar la rebelión de los padres ante semejante despropósito ¿y por qué entonces les parece tan normal que nuestros hijos tengan obligación de recibir su formación en un centro ajeno a su familia?

Una viñeta de Francesco Tonucci (Frato). Clic para ampliarla.

11 comentarios:

Sorina dijo...

Es verdad, yo también hago esta comparación con la alimentación. Pero la gente no se da por aludida cuando lo dices, muchos alegan que es distinto. Distinto, ¿por qué? la alimentación es igual de importante, o quizá más, porque si no alimentas bien un niño durante unos días, este se puede enfermar o morir; si no tiene unos conocimientos académicos cualquiera durante unos meses, no se muere, ni se enferma, simplemente recupera más tarde lo que no ha hecho en el período anterior.
Personalmente considero las dos cosas igual de importantes, pero así como he llegado a ser una "experta" en la alimentación de mis hijos, también soy una "experta" en la educación/enseñanza de mis hijos - sé lo que les gusta, lo que les cuesta entender, lo que necesitan para sentirse más seguros con el aprendizaje... sé que ni siquiera necesitan mucho empuje porque aprenden muchas cosas sólos, porque están sedientos de conocer el mundo y su funcionamiento...

Yolanda dijo...

Bienvenida Sorina,

Es increíble las ganas que tienen de aprender y esa curiosidad sin límites. Entiendo que nosotros la alentamos atendiendo y respondiendo a todas y cada una de sus preguntas, como debe ser.

Y está claro que a quien el símil de la alimentación no le haga pararse a pensar, es porque se resiste a hacerlo.

Besos,
Yolanda.

Educando en Familia dijo...

Hola Yolanda,

Gracias por compartir con nosotros tan interesante entrada... Bienvenida a la blogósfera de las familias educadoras. :-)

A mi parecer, es difícil que aquellos que critican nuestra decisión puedan entender algo que no forma parte de la rutina a la que todos se han acostumbrado.
Es mucho más cómodo pensar que todo tiene que seguir el mismo ritmo, y no hay porqué cambiarlo pues después de todo, "ya nos acoplamos".
Yo creo que eso del sistema de educación formal tiene sus días contados pues lo que no le permite cumplir con su función educativa no es la falta de presupuesto, ni la falta de tecnología, ni la falta de preparación o disposición de los educadores, ni la falta de apoyo de los padres (es mi opinión personal), aunque estas cosas ayudaan. El sistema no funciona porque su propia natuaraleza no le permite funcionar.
Y aunque si bien es cierto que la Educación en Familia es una excelente opción, tampoco es para todos.
Las familias que hemos tomado la responsabilidad de educar a nuestros hijos en casa porque hemos aceptado que el sistema de educación no satisface nuestras necesidades, estamos abriendo una brecha que fomenta el cambio para el beneficio de todos.
Después nos agradecerán ;-)

malvina dijo...

Que bonito blog,la verdad es que ver estas cosas me animan cada vez màs.Lo de explicarle a la gente ciertas cosas a veces es dificil,a veces me extiendo cuando siento que de verdad me escuchan aunque no compartan el mismo punto de vista y cuando me atacan directamente es porque ellos mismos de alguna u otra manera ven su vida cuestionada,no sè si me explico bien jajja porque antes me explicaba mucho y ahora la verdad es que paso.Meimporta que mi hijo estè bien,que sea feliz,lo de aprender estoy segurisima que lo hace todo el tiempo porque es una esponja y aunque estè en "reposo" sigue funcionando su cabecita,lo mejor de tenerlo en casa es que nos podemos achuchar cada vez que nos plasca,suerte y un abrazo enorme para tu familia

Anónimo dijo...

Es genial que haya padres y/o madres tan comprometidos como vosotros. Eso se refleja en el esfuerzo de no dejar de lado ninguna parcela de su educación.
Habida cuenta que NO eres profesora, no lo haces mal como tal, pero por favor, seamos humildes, porque no puedes equipararte a una persona especialista en el tema. Porque no lo eres.

Yolanda dijo...

Apreciado anónimo,

Gracias por tu comentario y perdona que no respondiese antes.

Mi Larousse define profesora como "Persona que enseña o ejerce una ciencia o arte" Así que, discrepo, SI que soy profesora. Lógicamente, y tal y como ya he aclarado, no soy Diplomada en magisterio. Son términos diferentes.

Creo que en ninguna parte he escrito que me considere especialista en el tema. Este blog no tiene otra finalidad que dar a conocer la comunidad homeschooling que existe en España. Hay mucha gente en nuestro país que no sabe qué es educar en casa, ni conoce la existencia de nadie que la practique. También pretendo ser de ayuda a otras familias que educan en casa y que les pueden servir mis ideas.

Un abrazo y gracias por tu visita y tu participación,
Yolanda.

Laia dijo...

Hola. Soy maestra y me tiene muy intrigada este sistema de educación. Desde mi punto de vista,a priori, el resultado puede ser magnífico debido a la atención individualizada y adaptada a las necesidades e intereses del niño. Esto resulta tremendamente difícil de cumplir con 25 alumnos por aula (a veces más), 25 universos totalmente dispares, además de 50 padres y madres que, con demasiada frecuencia, relegan en la escuela tareas educativas que a ellos les corresponden.
Después de leer la comparación con el hecho de alimentar a los hijos, me he acordado de la cantidad de galletas y zumitos que he tenido que repartir entre mis alumnos porque sus papás los habían enviado al colegio sin desayunar y claro, así nadie puede rendir. También he recordado a tantos que se duermen en clase porque no descansan las horas necesarias. De los que reciben jarabe de palo, prefiero no hablar porque me apena.
Llevar a cabo un proyecto educativo como el suyo requiere una enorme responsabilidad, un importante bagaje cultural (no hablo de títulos universitarios)y un gran afán para formarse en aquellos aspectos en los que uno puede patinar. Además es fundamental contar con el tiempo.
He conocido a cientos de familias de todas las tipologías y el hecho de dejar en manos de muchas de ellas la formación total de sus niños, me parecería de una enorme irresponsabilidad por parte del Estado.
Su caso es excepcional, aunque no único, ya lo sé. Yo sigo creyendo en la escuela, la sociedad la necesita, pero las condiciones en España son lamentables (este punto requeriría un debate aparte).
Le deseo toda la suerte del mundo en su aventura (educar siempre lo es). Un saludo.

Yolanda dijo...

Bienvenida Laia y gracias por su aportación.

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice, punto por punto.

Los homeschoolers no estamos en contra de la escuela, somos conscientes de que es imprescindible en nuestra sociedad. De hecho, nosotros no tratamos de convencer a nadie. Simplemente, pensamos que es lo mejor para nuestros hijos y pedimos que se nos legalice, para que se nos deje de confundir con absentismo escolar.

Un abrazo,
Yolanda.

Anónimo dijo...

Me parece muy bien lo que haceis pero olvidais algo importante. La escuela no solo sirve para enseñar materias, también ejerce una función socializadora. Los niños y niñas aprenden en interacción con los demás y necesitan relacionarse con otros niños y niñas.

Yolanda dijo...

Gracias por tu comentario.

Imagino que habrás escrito este comentario sin leer mi entrada "Los homeschoolers: niños normales"

¿Quién dice que nuestros hijos no se relacionan?

Pensar en la escuela como elemento socializador es un atraso. A mi no me convence la socialización que se da en los colegios.
La verdadera socialización no es relacionarse sólo con coetáneos, sino saber desenvolverse en sociedad. Y te aseguro que eso lo hacen mejor los homeschoolers que cualquier niño escolarizado, porque van a todas partes con sus padres (o solos cuando tienen edad de hacerlo).

¿Cuántos niños escolarizados crees que van al banco, al juzgado, al taller mecánico, a la compra diaria, a solicitar una subvención, a....? pero si apenas salen del cole!!

Nuestros niños juegan en los parques, hacen cursos de natación y les queda tiempo libre para hacer muchas extraescolares. Los nuestros hacen música, piano, karate y natación. A estas actividades acuden frescos y rindiendo al 100% porque no vienen de una agotadora sesión escolar. Ellos trabajan sólo por la mañana y las tardes las dedicamos a extraescolares, parque, etc, en las que se relacionan ampliamente con otros niños.

Saludos,
Yolanda.

"Me llamaron Vidal..." dijo...

Hola

Sé que hace mucho tiempo de esta entrada, pero acabo de descubrir tu blog!Enhorabuena!.
Tengo un hijo de casi tres años que se supone que debería escolarizarse el año que viene, y la verdad es que estoy hecho un lío.Le hemos educado en el amor, el cariño y el respeto a su personalidad, sin guardería, y de momento es un niño de lo más feliz y amado. Me cuesta delegar la formación y la educación de mi hijo durante tantas horas, entre otras cosas porque no tengo ni idea de quién le va a tocar, ni su vida, ni su historia, ni su personalidad. Así pues he ido hablando con profesores de infantil, cercanos a mi zona. La verdad es que el panorama es más desolador de lo que pensaba, me estoy encontrando a profesores, ya con su plaza, que en cuanto les hablas de algo parecido a una educación integral basada en la atención y el repeto, para empezar te miran con cara de superioridad, y luego te tratan de iluso. Es sorprendente cómo, incluso en infantil (por Dios, niños de poco más de dos años!), el castigo está admitido como método válido de educación, los niños tienen que estar sentados todo el rato haciendo sus deberes... Pienso que que falta un montón de formación, en lo emocional, en lo evolutivo, incluso en lo lúdico, y sobra en lo conductista. Todos han pasado sus oposiciones, pero más que maestros parecen domadores: siéntate, no hagas esto, no toques eso, haz lo que hacen los demás, bajo la razón de que hay un tiempo para cada cosa. Es cierto, hay un momento para todo, pero ese ritmo lo marca el niño, no la comodidad.Y aquí estamos, a ver qué hacemos.
Muchísimas gracias por tus experiencias... y por cierto, oí hace poco que ya era legal educar en casa. Por lo que veo en los últimos post, la cosa no está tan clara! Mi más sincero apoyo.
Vidal